ALTO PATIA Y NORTE DEL CAUCA

En un territorio de 1.310,4 km2, en el que cabe  dos veces,  Washington, la capital de Estados Unidos,  se asienta la subregión PDET Alto Patía y Norte del Cauca, un vasto territorio conformado por 24 municipios de los departamentos del Cauca (17), Valle del Cauca (2) y Nariño (5), que se aloja  en las cuencas de los ríos Patía, Cauca y San Juan de Micay y entre las cordilleras Central y Occidental, característica que le permiten contar con todos los pisos térmicos, desde planicies aluviales hasta montañas, y que son fuente de su amplia biodiversidad, en la que se destaca el Parque Nacional Natural  de Munchique.  

La diversidad étnica de su población, conformada por  resguardos y cabildos indígenas, consejos comunitarios afrodescendientes, campesinos y mestizos,  conlleva la conservación de diversas tradiciones,  una difícil relación por la propiedad de la tierra y al desarrollo de dos modelos económicos  agrícolas; por un lado,  el agroindustrial  de la caña de azúcar en el norte del departamento de Cauca y las plantaciones forestales en el centro y norte del mismo departamento; y otro, el de agricultura sostenible de las comunidades campesinas, indígenas y afro que habitan en las laderas de las cordilleras y el valle del río Patía.[1]

Pero, su quebrada topografía, la dispersión de la población, tan solo 61 personas por kilómetro cuadrado, dificultó  la  construcción de vías, el acceso a servicios  sociales y comunitarios y la misma presencia institucional, generando una creciente  proliferación de cultivos ilícitos y violencia, acrecentando la pobreza  de las más de ochocientas mil personas que habitan este territorio.

Estas comunidades encontraron en el PDET Alto Patía y Norte del  Cauca la herramienta de planificación y desarrollo que les daría la oportunidad para transformar su territorio, mejorar su calidad de vida, conservar la biodiversidad y lograr la seguridad, tranquilidad y confianza entre sus comunidades.  El diálogo, el trabajo en equipo y la concertación  abrieron el camino.

El 11  de diciembre de  2018, los delegados de los 43.201 participantes en  la construcción del Pdet Alto Patía y Norte del Cauca, junto con los representantes de instituciones y organizaciones del territorio, suscribieron su  Plan de Acción por la Transformación Regional PATR.  Un documento que  interpreta con nitidez y precisión 4.466 iniciativas que resumen sus necesidades comunitarias y se agrupan en 8 pilares para la transformación social y económica de la región.  Más de 2.293  personas autoreconocidas étnicas hicieron parte de esta gran construcción colectiva, garantizando que en ella se dio participación a todos.

Un poco más del 46% de dichas iniciativas apuntaron al desarrollo de proyectos en los pilares de educación  y reactivación económica, seguido de un 12,5% en el pilar de reconciliación y paz, evidenciando la situación de pobreza, falta de oportunidades para sus niños y jóvenes y la resiliencia de sus comunidades para superar el fenómeno de la violencia.  El 41,5% restante de las iniciativas se ubican en los pilares de infraestructura, salud, educación, ordenamiento territorial y derecho a la alimentación.

Este Plan, cuya ejecución se proyectó a 15 años,  avanza  con la visión comunitaria de ser “un territorio biodiverso, hídrico, pluriétnico, multicultural, campesino e incluyente, que garantiza, protege y fortalece los derechos humanos en su integralidad, que respeta y promueve el enfoque diferencial y de género, y garantiza los derechos de las mujeres y las víctimas, donde  coexistirán tica, armónica y participativamente todos los actores sociales, con sus respectivos modelos económicos.”


[1] PATR Alto Patía y Norte del Cauca. Popayán 2018

Wordpress Social Share Plugin powered by Ultimatelysocial